Fuera de Cuentas: difícil decisión

La primavera está a la vuelta de la esquina. Lo que es bueno siempre y en todo lugar, excepto cuando intentas comprarte un jersey calentito o un gorro de lana. No lo intentéis: ya no hay.
Bueno, pero que por todo lo demás es genial. Deseando ya no llegar a casa con la nariz como un polo. Y las manos. Y más deseando estará mi novio, que se las meto por debajo de la camiseta y salta como una chinche.

En invierno vamos tapadísimas y hay otras prioridades que no son los complementos. En mi caso, y por orden, sobrevivir, ponerme hidratante para que no se me caigan las manos y poder moverme con relativa naturalidad dentro de mis veinte capas de ropa. Como mucho, me calzo unos pendientes cortitos que no se traben demasiado con las bufandas.
La primavera está a la vuelta de la esquina. Y la primavera es color. Y alergias, pero sobre todo color.
Para ésta etapa preparatoria, Fuera de Cuentas ya nos adelanta el azul y el verde. Y yo, la verdad, no sé con cuál quedarme de lo preciosísimos que son los dos. ¿Verde que el azul pierde? Yo no estaría tan segura…

La bisutería de Fuera de Cuentas, además de ser elegante y original a partes iguales, está hecha de aluminio. Yo antes pensaba que el aluminio sólo servía para jugar al Aeiou en el recreo con el gurruño del papel del bocadillo. Pero ahora he madurado y me he vuelto más fina. Resulta que, como material para hacer piezas de bisutería, el aluminio sólo tiene ventajas: no da alergia, no se pone feo y además es súper ligero. Uno de mis mayores miedos estéticos es llegar a vieja con los lóbulos como un filete de ternera, por eso siempre he evitado pendientes excesivos o de mucho peso. Con estos, mi miedo ya no es tal. Que las orejas me crecerán, claro, pero no tanto (espero).

Y es que estoy como la bella durmiente en el baile, que si verde, que si azul (yo es que no me llevo demasiado bien con el rosa, así que no es una opción). Una de las ideas que me rondan es comprarme toda la ropa negra y así poder quedarme con todo.

Fuera de Cuentas es una firma que siempre me gusta comprar por varios motivos. Uno: llegó a mí cuando estaba embarazadísima, así que el nombre me venía como anillo al dedo (valga la redundancia). Dos: en mi cruzada particular y a veces casi imposible contra las grandes multinacionales y los sistemas de venta despersonalizados, me siento muy bien comprando artesanía hecha en España por gente simpática. Andrés y Laura, los diseñadores y creadores de Fuera de Cuentas, son una pareja de Castellón que lleva ya cinco años llenándonos de color y elegancia. ¡Y que sigan, y que sigan!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s