En septiembre empieza todo

Buenos propósitos para septiembre

Me encanta el uno de septiembre. Y este año, encima, cae en lunes. Supongo que, debido a mis estíos infantiles, el verano para mí dista mucho de ser esa imagen idílica de playas azulitas y desiertas o montañas frescas por las que dar paseos en pleno contacto con la naturaleza. Mis veranos de pequeña eran días interminables de calor en Santa Elena, el campo en el que vivía, sin ir al colegio, sin ver a más seres humanos que mis padres todo el día, todos los días. Recorrer los alrededores entre trigo seco y cigarras chillando, mirar a lo lejos y ver espejismos formados por el calor. Un calor que era físico. Y si algún año mis hermanas me llevaban a la playa, era peor: mucha gente rebozada en arena pegajosa y nosotras acarreando trastos por en medio. Y es que a mí la playa no me gusta y tomar el sol me aburre. A orillas del mar desaparecía mi único recurso para combatir el hastío: la lectura. Y es que con el puto resol no hay quien lea.

De mayor, sigo teniéndole un poco de manía al verano. Yo hago lo mismo que el resto del año, pero la gente no. Vuelvo a estar sola y sin recursos: no puedo ir a clases de yoga, ni a la piscina del barrio, ni comprar ropa en tiendas regentadas por humanos, ni salir a cenar a mi sitio favorito. ¡No queda nadie!
Pero al final del verano empieza todo: una línea de salida blanca y reluciente que nos espera para empezar de nuevo con energías renovadas. ¡Viva el uno de septiembre!
Este año, como a mí me gusta hacer las cosas por orden y escalonaditas, me he propuesto ponerme un reto al mes. Para que luego no me de pereza y se me acumulen las frustraciones. Que lo de enero ya está visto y comprobado que nunca funciona, así que ¿por qué esperar?

Primer reto de la temporada: LEER. Así, en mayúsculas, todo lo que caiga en mis manos. Desde En busca del tiempo perdido a los interminables prospectos de mis nuevas cremas para la cara. No, a ver, que tengo algo de filtro todavía.

Puestos a contar mi vida, contaré que ahora mismo estoy con Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño. Descubrimiento que, junto a muchos otros en los últimos meses, se debe al fabuloso club de lectura de la Librería Bartleby en el que participo junto a ávidos lectores que me dan mil vueltas.
Entre club y club, además del que toca, mi reto consiste en leer toda nuestra biblioteca por orden alfabético, como si fuera un personaje de Sartre. Ahí es nada, que éstas son sólo las novelas.

 Estanterías Cubitec llenitas de literatura

Otro criterio para decidir los libros que leo son las láminas de Tutticonfetti. “Si es un tutti, es bueno”, me digo. Y es que Maruta tiene ojo para el cine y la literatura. Sus láminas, repletas de perfiles conocidos, nos transportan a un estado mental que te saca de un empujón del amarillo verano y te lleva a la atemporalidad de los inmortales (que no sé de qué color será).

 Sherlock Holmes, de Tutticonfetti

A Sir Conan Doyle lo releo siempre que puedo. Aprovechando la maravillosa serie Sherlock, de Steven Moffat, voy revisitando las aventuras del detective que coinciden con los capítulos. Y me lo paso pipa una y otra vez, porque mi mala memoria hace que pueda volver la misma historia veinte veces sin spoilearme el final a mí misma nunca.

Dos de mis propósitos de reconciliación. El Principito me cae gordo sin motivo alguno. En mi mente es un niñato resabiado y caprichoso que se cree el más guay. Pero seguro que no es así, porque eso no le gustaría a nadie, ¿no? Tengo un problema con las cosas que le gustan a mucha gente o que me recomiendan muy ferozmente: pienso que no voy a estar a la altura y las rechazo a priori por miedo a que la gente se dé cuenta de que no soy lista. Me pasó lo mismo con Los Hermanos Marx, El Quijote y Juego de Tronos.

A García Márquez me enfrenté en Vivir para contarla y me pareció un verdadero tostón. Se lo regalé a mi hermana. Lástima que cuando me mudé me volví a encontrar con el amigo en la biblioteca de mi novio. Tiemblo sólo de pensar que pronto me toca la G.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s