Pulsera Fallera

Las Fallas. Ay, las Fallas.


Las Fallas. Ay, las Fallas. Ruido, polvo, petardos, música estridente, trajes que ciegan, turistas hasta debajo de las piedras, paellas fake en el centro, luces que ciegan más que los trajes si cabe… Todo esto empieza a montarse progresivamente desde el día 14 de febrero y cuando te quieres dar cuenta, toda Valencia está en Fallas.

Las Fallas. Ay, las Fallas. Jolgorio, alegría, tradición que no se pierde, olorcito a churros ricos por todas las esquinas, caras de padres que parecen caras de hijos cuando tienen petardos en las manos, paellas ricas en sitios que ya nos vamos conociendo, retumbe de corazones al son de las mascletás, valencianas con elegantes vestidos y olor a rosas…

falleras

Las Fallas son, probablemente, las fiestas populares más queridas y más odiadas. No nos vamos a mojar demasiado. Hay días de Fallas en que huiríamos a Kuala Lumpur en camello y hay días de Fallas en que te apetece salir a sonreírle  todo el mundo porque el ambiente de alegría se nos contagia.

Una de las cosas que más nos llama la atención a los foráneos son los trajes de fallera. Que, en realidad, no deberían llamarse de fallera sino de valenciana, porque existen mucho antes de que las Fallas fueran constituidas como fiesta. El traje típico que lucen las mozas en Valencia durante su semana mes y medio grande, es una evolución del traje que utilizaban las campesinas de las huertas en las fiestas de guardar y una mezcolanza de estilos que llevaría tantos siglos desentrañar como siglos ha tardado en formarse.

indumentaria valenciana

En lo que coinciden los puristas es en que el traje de valenciana no debería evolucionar con la moda sino respetar la tradición, en que bajo ningún concepto debería llevar lentejuelas y en llevarse las manos a la cabeza a la vista de los vuelos de faldas cada vez más imposibles.

Otros, en cambio, dicen que aquí no pasa nada, que si quieren llevar estampados del siglo XVIII, con el peinado clásico del Romanticismo, pues olé ahí sus rodetes. Que la moda está viva y que las tradiciones no son estáticas sino que van tomando forma con el paso del tiempo. Y si no, que se lo digan a las sevillanas.

Nos posicionemos en uno u otro bando, lo que es innegable es que los valencianos, para sus cosas, son un pelín exageraos, los jodíos. Que si se dice a tirar petardos, retumba hasta Cuenca; si se dice a iluminar calles, hasta los pájaros andan confundidos de la claridad continua; y si se dice a vestirse de valenciana, no queda hilo de oro o abalorio por prender en el traje de todas y cada una de las damas falleras de Valencia.

Pulsera Fallera

En Gnomo, como es bien sabido por todos, nos gusta ser discretos a la par que elegantes. Por eso, estas Fallas, contamos con la pulsera fallera: un homenaje a la confección de la típica indumentaria fallera. Si el traje de valenciana es un tributo a la seda, de la que están hechas tanto la tela como las cintas y el terciopelo, estas pulseras están asímismo hechas a mano con tela de seda original de la indumentaria fallera, combinada la parte interior y los cierres en piel mate de tacto sedoso. Al fraccionar el dibujo, se pueden apreciar mejor los detalles y las formas y toman protagonismo sus vibrantes colores.

Así, Pulsera Fallera, una jovencísima firma independiente radicada, por supuesto, en Valencia, logra convertir un elemento tradicional en un complemento contemporáneo que lo mismo queda bien combinado con unos vaqueros y un jersey que como guinda del pastel con un traje de valenciana de los mismos tonos. Tanto si somos falleros de pro de los que prácticamente nacieron en el Casal como si descubrimos las Fallas por casualidad visitando a un amigo y ya no nos separan de Valencia cada marzo ni con agua caliente, estas pulseras nos vendrán que ni pintadas.

Modelos de diferentes colores y la seguridad de que jamás te encontrarás ninguna igual, ya que al estar hechas con auténtica tela de seda de trajes de fallera, nunca coinciden dos cortes iguales. Dos tamaños, Infantil y Major, la hacen ideal tanto para ellos como para ellas.

Pulsera Fallera

Y en Pulsera Fallera no se han olvidado de otro símbolo valenciano, más modesto pero más entrañable: el pañuelo. En origen, protegía del sol los cuellos de los trabajadores de las huertas. Hoy, alejados ya de esos durísimos trabajos físicos, el pañuelo ha permanecido incolume para que no se nos olviden los ancestros levantinos. Ahora, además de al cuello, también podrás llevarlo en la muñeca.

___

¿Quieres tu Pulsera Fallera? Elige la que quieras:

www.gnomo.eu/pulserafallera

 

Anuncios

Un comentario en “Las Fallas. Ay, las Fallas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s