5 claves para ser un bebé molón

 

Acabas de nacer. Ya era hora. Ha llegado el momento en que por fin tienes espacio para patalear y respirar aire de verdad y no ese liquidillo que empezaba a oler a pis. Por el momento eres aún tabula rasa. Ahora sólo cabe confiar en el criterio de tus papás y en que tus tías abuelas no aparezcan con la batería de puntillas y polvos de talco que ya no se llevan ni en el cine mudo. Vamos a darte unas pistas de lo que se cuece para que fijes algunos conceptos.

1. La ropa.

¿No tienes ni pajolera idea de la diferencia entre un pololo y un pelele? Bienvenido al club. Existen camisetas y bodies muy molones de telas normales. Si no quieres empezar a ponerte vaqueros desde el día uno, vale. Pero hay chándales y pijamas bastante dignos también. Afortunadamente, las sedas, rasos, puntillas y tornasoles van quedando atrás. No te preocupes, los papás de hoy nos hemos hecho listos y sabemos que ya no hace falta gastarse un pastizal en vestirte: la última tendencia es dejar ropa chula que otros bebés ya no utilizan en tiendas como Green O’clock para que otros vengan y les den buen uso. Así todos ganan. Sobre todo tú 🙂

http://gnomo.eu/products/chupete-bigote-the-ladies-man
  1. El chupete.

El chupete es un complemento que te da personalidad. Huye como de la peste de aquellos con tu nombre grabado en Comic Sans: son el mal. Tanto si ya desde la cuna apuntas maneras de llanero solitario y tomas tus propias decisiones sin tener en cuenta la norma, como si eres un pícaro seductor o un caballero que rebosa elegancia en cada eructo de leche, el chupete que necesitas está ahí fuera esperándote.

  1. La música.

¿Cantaqué? El ritmo tienes que llevarlo en la sangre. Las canciones que les gustan a tus padres, probablemente te volverán loco a ti también. Unas cuantas opciones bien recibidas en casa y nada irritantes para oídos adultos son Yo Gabba Gabba, las canciones de grupetes que se lo curran y se pasan por el Barrio Sésamo inglés a animar al personal o Rockabye Baby, canciones rockeras a ritmo de nana ideales para echar una cabezadita.

  1. La literatura.

Una de las razones por las que merece la pena venir a este mundo son los libros. Desde que empieces a pasar las hojas, babosearlos y estrujar los estrujables hasta que seas capaz de maravillarte con sus colores y leer sus historias… Todo un proceso de descubrimiento que vas a adorar. Para ser un bebé molón, en tu estantería no pueden faltar L’art des bébés, un libro que te encantará desde los primeros días por sus contrastes entre blanco y negro; Buenos días y Buenas noches, dos libros del encantador Sergio Membrillas que parecen sacados de una biblioteca rusa de los años 30. Si vives (o vivirás) en Valencia, tienes que visitar Bartleby y Rana Books y dejar que sus dueños te guíen por el camino de los buenos libros.

  1. Los juguetes.

Para ser un bebé molón no necesitas grandes tecnologías. Con una cuchara de palo, una caja o una escoba de barrer harás maravillas y te lo pasarás pipa. Si aún eres muy pequeñito, los juguetes de LaMaze, con sus contrastes de colores y sus mil texturas te vendrán de perlas. También te gustará mucho este planeta en 3D, sobre todo chupar los arbolitos :). Y los juguetes de madera, ¡no olvides los juguetes de madera! Con éste, en concreto, te lo pasarás como los indios.
Y recuerda, muy importante: no hay ni juguetes, ni libros, ni ropa (salvo contadas excepciones, como las faldas), ni música, ni chupetes sólo para chicos o sólo para chicas. Un bebé molón es unisex 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s